Miguel Arjona

La afición por la caza le viene de cuna, comenzando desde los 8 años en compañía de su familia, quien le inculcó los principales valores de la caza en jornadas monteras y de perdices. Apasionado de la caza con perro en todas sus modalidades, nunca deja atrás a su fiel compañero, ya sea recechando, de espera, en montería o en cualquier modalidad de caza menor.

A lo largo de los años ha tenido la gran suerte de saborear la caza en todo su esplendor, disfrutando de todas las modalidades, de una forma participativa, como cazador y como cazador profesional, y evolucionando como lo ha hecho el medio, saboreando cada momento. 


Tras diversas experiencias de caza en África y Europa, su pasión sigue siendo el corzo y el jabalí, y la caza menor con perro pero, sobre todo, cualquier modalidad de caza siempre que se practique de forma auténtica y en compañía de amigos y familia.